12 de octubre de 2011

Historia de la Música


Creíamos ingenuamente que la historia había llegado a su fin junto con el último ladrillo que cayó del muro de Berlín. Pero no. Sigue entre nosotros y sobrerrepresentada (sobre todo en la forma de historia narrativa lineal) en los estudios artísticos y musicales en el conjunto del Estado Español. En la modernidad tardía se pone demasiado énfasis en entender la "música clásica" como patrimonio, como memoria de lo que la gran Europa fue y como recordatorio gruñón de lo que debe ser. Antes, en la modernidad incipiente, el papel de un Beethoven o Bach era el de colmar de sentido el presente de las personas, no el de representar un sonido anclado a un tiempo específico.


La historia debería abandonar las estructuras narrativas heredadas de la modernidad (evolucionismo y progreso lineal en lo técnico y lo estético, etc.), para transformarse en una verdadera arqueología del conocimiento. Su interés se dirigiría entonces no hacia los hechos de los grandes genios, sino hacia la episteme o condiciones cognoscitivas que están detrás de toda práctica musical y, muy especialmente, hacia el espectro de discursos que dotaron de sentido cada música en sus diferentes pasados incluyendo ese pretérito inmediato que solemos llamar presente.

Siempre me pareció desconcertante que en una región del mundo como la península ibérica, donde los pueblos y naciones tejen historias harto diferentes sobre el mismo pasado común, los historiadores profesionales dediquen tan poco esfuerzo en comprender y enseñar los entresijos y condiciones de la construcción de relato histórico. Por el contrario, se empecinan en defender que la suya es la historia verdadera. Así nunca entenderemos por qué no hay casi mujeres, catalanes o españoles en los relatos dominantes de la “historia de la música universal”.

La llamada "música clásica" y el conjunto de las humanidades viven una crisis alarmante. Quienes nos dedicamos a ellas estamos urgidos a mostrar qué es lo que Machaut, Schubert o Satie pueden aportar a nuestra existencia inmediata, lo que nos enseñan para amar mejor, para hacernos más humanos, para comprender cada frustración o desengaño o para dotar de sentido cada atardecer. Si las humanidades no nos dan humanidad, si se limitan a dar fechas, construir apologías y extraviarse en devaneos filológicos, ellas, incluyendo la historia y la música clásica, desaparecerán ingrávidas, apenas retenidas por el peso de polvorientos libros de historia. 

Publicado en catalán en la sección A dos voces de l'Esmuc Digital de octubre de 2011   

Licencia Creative Commons