30 de mayo de 2013

Música, mediación y performance.

Música, mediación y performance

¿Cuántas maneras hay de escuchar la música en la vida cotidiana?

Escuchas un disco de tu grupo favorito:



Asistes a un concierto en directo…. Logras filmarlo con tu móvil y lo subes a youtube para compartirlo con tus amigos…




El auditorio donde se presentó hizo su propia grabación oficial



Un reconocido director de documentales sobre música hace su propia filmación y edición del concierto



El propio grupo realiza un videoclip promocional de su último disco



Todas estas son formas de mediación y mediatización de la música, pero su resultado no es igual ni nuestra relación con cada formato y con la música que vehicula, es la misma. Cada uno de ellos construye un discurso diferente con y sobre la música que contiene. Algunos son registros de eventos puntuales. Otras son recreaciones de performances. Otras son verdaderas videoperformances cuyas características no se pueden construir por otro medio que no sea el dispositivo audiovisual. Unas son interpretaciones visuales de performance musicales… otras son verdaderas interpretaciones audiovisuales de la obras musicales originales. Hay músicas con una longeva tradición interpretativa: de los teatros de nobles y mercaderes de la Venecia del siglo XVII a los formatos visuales vehiculados por medio de plataformas como youtube. El estudio de la interpretación musical no puede seguir ignorando los formatos audiovisuales como productores de performances.